“Esteban corre” por José Miguel Navas

viernes, febrero 16, 2018

José Miguel Navas Valera Venezuela 1992. Ha publicado tres libros de poesía en Venezuela. Ha trabajado como instructor de La Casa Nacional de las Letras Andrés Bello y para Negro Sobre Blanco grupo editorial como asistente editorial.
twitter @alasfatales










“Esteban corre”


Torso fragmentado
Poema

I
No llegaban los nietos
pero sí las lluvias de abril
el anhelo no era mío sino de los míos
mi herencia fallaría
y mi padre lo supo
el día que mi odio se volvió hombre
faltaban los años
y me sentía muerto
la gente me hablaba de esposas
de mujeres que jamás besé
me encerraba
Temía que la pregunta se hiciera desdicha
un día pregunté a los amigos de mi padre
si mis hijos podrían ser libros
a los poetas les gusta a veces ser celebrados por los mortales
porque fuera de uno
la injusticia del habla
me deja mudo
y mi verdad
solo sale a medio labio
II
me he vuelto inmune
a los deseos de mi Padre
a la ética de los vecinos
que mi verdad sea mi mentira
que me tomen por trepador
que el amor sea una fábula,
mi cuerpo es la desdicha de las mujeres
los hijos que tuve
serán el polvo de los estantes
mar que habito sin conocer su fin
III
la noche ya no es el lugar del silencio sino de todos los ruidos
en ella soy todos los hombres
aparecen dibujados en mi pared los gritos de mi Padre
mi esperanza es la taza de té
mis pies me atan
permanezco perenne a la terquedad
es un falso sol el que me alumbra
aparecen los signos de la paradoja
es el día el silencio más contundente de mi vida
la gente es silencio, me calmo
el ruido está lleno de silencio
le temo al aire, pero más le temo a quien lo respira
llega la noche y con ella el ruido
los hombres aparecen con espadas
hechos de recuerdos
de culpas
parecen muchos padres
intento huir pero intuyo salidas en falso
esta vez la salida no es la puerta de la casa sino uno mismo
IV
mi sangre es la quimera de los pájaros
los ángeles son hombres que habitan mi noche
ellos molestan mi ser
la mujer que soy
son tus hombres
esos malditos sabios
Que son todos los cuerpos

…..


Esteban corre 

I
Elegimos un lugar para huir
para enfrentarnos a nosotros mismos
II
subimos las escaleras del hotel
avergonzados
detrás el mundo y su juicio
delante la verdad
sobre los pecados de la ciudad
III
nos vencemos
estamos arruinados
somos la minoría en una historia
pasamos ocultos por el mundo
quedamos suspendidos en los bares del centro
nosotros el germen que nos tienta
esta vastedad
una  isla contenida
 tierra enferma
probamos la orilla
y acabamos en ella

…..

Me he quebrado en mi propio orgasmo
y fallecí un instante
adentro de ti
me niego la vida como un cordero
…….
Leo el tarot
y eres EL LOCO
por qué
tanto deseo
hacia ti
que me haces tanto mal 
juraste amarme
y ahora 
días silenciosos
…….

Poema en Kiev O Caracas 12 de Febrero del 2014
Me hablas de política internacional
 mientras penetras mi cuerpo
eres un falso activista por la paz
tú a mí me destruyes
afuera un país se quiebra
yo me salvo en tu espalda
 me tienta la sabiduría de la entrepierna
 miles de personas queman Kiev
la plaza enorgullece los egos
 yo te habito en la desnudez
País gigante
continente absurdo
 hoy el coño nos ha llevado a un exceso de tristeza
 repitiendo la historia de una raza lastimada
huimos de una crisis ajena a nosotros
 yo te penetro para alcanzar mi nuevo hogar
aprieta mi sexo hasta escapar del país
 esa noche televisamos La Primavera Árabe en tu cama
 tratados de Paz nos quitan el sueño
 mientras el Dólar aumenta y tu cuerpo enferma
mi Madre cansada nos ruega alivio fracasamos
en el intento de la cura del Cáncer
Facebook no cesa
ella descalza camina hacia cualquier frontera donde el placer exista
fantasma te logro agarrar
 me hice hombre de tanto buscarte para darme cuenta que:
 ya Papa y Mama no existen
reproduzco en Youtube una manifestación en Kiev
mis lágrimas sin Azúcar
 cruzan el Atlántico en mis sueños
 el Petróleo corre por tus venas
actualizas tu estado de Facebook
 esperas comentarios de lastima
rezas a quienes no te escuchan
cegado ajeno fastidiado de la política me llamas a tu pecho
y un rio se rebosa
los niqueles de mi cuerpo te sostienen
                                                             mientras un País entero Duerme